Blog

El abuso de la comisión por reclamación del descubierto

En primer lugar hay que distinguir entre la «comisión por descubierto», que es el interés que liquida la Entidad por adelantar una cantidad tras un descubierto en cuenta y no puede ser 2,5 veces el interés legal del dinero en el momento y la «comisión por reclamación del descubierto», que son los gastos que asume la Entidad destinados a reclamar al cliente la cantidad que adeuda en su cuenta tras el descubierto. Esta última comisión oscila entre los 20€ y los 40€ en función de la Entidad.

La comisión de reclamación del descubierto nace de las gestiones que la Entidad hace para reclamar al cliente la cantidad de dinero que adeuda en su cuenta, las cuales suelen ser una llamada telefónica, el envío de un correo electrónico o de una carta de aviso. Estas gestiones la Entidad las traduce en gastos y les da un valor económico el cual repercute al cliente. Ahora bien, ni las gestiones llegan a realizarse en la mayoría de los casos ni la comisión se equivale al coste real de las mismas. Por regla general, es un programa informático quien genera una carta de aviso y envía por correo postal o al buzón de la plataforma electrónica para avisar al cliente del descubierto solicitándole la reposición del mismo. Esta práctica, considera el Banco de España, no justifica la existencia efectiva y acreditada de gestiones de reclamación.

El cobro de esta comisión requiere de dos requisitos básicos:

  • Que sean conocidos y aceptados expresamente por el cliente en el contrato de la cuenta, en cuyo caso contrario sería ilegal.
  • Responda a un servicio efectivamente prestado o gastos habidos que puedan acreditarse.

La acreditación de estos gastos es lo que hace, la mayoría de las veces, imposible a las Entidades demostrar que han realizado tales gestiones y que estas se corresponden con la cantidad cobrada al cliente. Es por ello por lo que el Banco de España considera práctica abusiva el cobro de esta comisión ya que no responde a la efectiva prestación de un servicio cuyos gastos estén acreditados.

La reclamación del reembolso de esta comisión tiene dos vías, una primera y poco efectiva es intentar hablar con el Director y solucionar el cobro, el cual informará que es una comisión legal y responde a unos gastos efectivamente realizados, argumento que tiene por finalidad disuadir al cliente y que no reclame. La segunda vía y más efectiva es presentar una «reclamación por comisiones indebidamente cobradas» ante el Servicio de Atención al Cliente de la Entidad alegando la ilegalidad y abuso en el cobro de esta comisión solicitando a su vez el reembolso de la misma. En caso de solución insatisfactoria ante esta reclamación deberá de acudirse al Banco de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *